¿Por qué y cómo hay que limpiar la ropa nueva antes de usarla?

Expertos revelan la necesidad de limpiar la ropa nueva

Hay que limpiar la ropa nueva antes de usarla y es mucho más importante de lo que parece. No sólo se ven involucrados motivos higiénicos sino también de salud. Fue el doctor Philip M. Tierno quien nos advertió en su momento de la cantidad de organismos que viven en nuestras sábanas. Ahora corrobora un estudio sobre la necesidad de lavar la ropa nueva.

Cuando adquirimos una prenda en una tienda, lo más probable es que alguien ya se la haya probado, y seguramente más de una persona y más de cinco. Por lo que encontramos en ella gérmenes y bacterias que han estado en contacto con otras personas.

La mayoría de las prendas de cadenas de ropa tienen sus fábricas productoras en países en vías de desarrollo. De manera que no sabemos en qué condiciones se produce la ropa y cómo es exportada. Es por ello que no sólo se encuentran bacterias provenientes de personas de nuestra propia región sino que las hay del extranjero. Pudiendo tener así graves consecuencias en nuestro organismo.

Además, y la cosa no queda aquí, las prendas pueden poseer químicos y tintes que pueden irritar nuestra piel. Con el primer lavado conseguiríamos deshacernos de éstos.

¿Qué podemos encontrar en las prendas si no las lavamos?

Según Maria del Carmen Romero, doctora en Ciencias Biológicas, experta en Microbiología y profesora de la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR), en las prendas podemos encontrar hasta microorganismos de origen fecal. Los microorganismos que se hallan en la ropa, según la doctora, si no se eliminan y entran en contacto con nuestra piel son capaces de provocar infecciones.

Aunque las posibilidades de desarrollar una enfermedad infecciosa por usar una prenda sin lavar es pequeña, ésta puede aumentar si dicha ropa entra en contacto con alguna herida o llaga. Aumentan aún más las posibilidades si se trata de ropa interior. Esta ropa entra en contacto con zonas con alto riesgo de contraer infecciones como la vagina y el ano.

Unas de las infecciones cutáneas más comunes que se pueden dar por utilizar ropa que se han puesto otras personas son verrugas víricas, hongos, moluscos y reacciones alérgicas. También se puede dar el caso de contraer piojos y ladillas.

¿Cómo hay que lavar la ropa para eliminar las bacterias y organismos?

Para eliminar todo lo que puede causar una infección en nuestra piel no basta con limpiar la ropa ni a 20 ni a 40 grados, gran parte de microorganismos son capaces de reproducirse a esa temperatura.

Lo idóneo es lavar todas las prendas, como mínimo la primera vez, a 60 grados. De esta manera nos aseguramos de eliminar todo lo que no queremos e nuestras prendas. Para que las bacterias muertas y debilitadas terminen de desaparecer lo mejor es, después del lavado, tenderlas al aire.

Otro «tip» es dejarlas en remojo en agua con vinagre blanco y bicarbonato. Así cualquier organismo que pueda haber en nuestras prendas quedará eliminado. Este consejo es idóneo para lavar aquellas prendas que no puedan lavarse en agua caliente como la lana y prendas delicadas.